Artículos: Belleza, salud y nutrición

 vacaciones

El dilema de estudiar o no estudiar en vacaciones es muy antiguo.

Expertos aseguran que si bien no se trata de practicar las tablas de multiplicar o de hacer largas y tediosas copias, el período de descanso puede aprovecharse para incentivar una buena lectura, visitar algún lugar histórico o idear algún tipo de actividad que dé la posibilidad de hacer algo más que sólo ver televisión.

De acuerdo a los estudios es común que niños que provienen de familias con mayores recursos participan en talleres de música, literatura, teatro, danza y pintura; hacen deportes náuticos o viajan dentro y fuera del país.

En cambio los niños de escasos recursos tienen poco o nulo acceso a esas actividades y muchas veces ni siquiera cuentan con espacios recreativos estimulantes. De ahí la importancia de las actividades en torno a las vacaciones recreativas realizadas por diversas entidades de recreación, cultura y deporte que, en muchos casos, constituyen la única posibilidad recreativa de muchos niños.

El verano puede ser un buen momento para que los niños pasen más tiempo, no sólo con sus amigos, sino también con sus familias. Un buen momento para poder disfrutar de actividades para las que durante el curso apenas queda tiempo (juegos, deportes, actividades culturales)